Me lanzo a perseguir una mariposa con unas alas de un amarillo brillante, tan brillante como el sol.

Corro a través de los campos de flores que me separan de ella. Comienza a ir más despacio y se posa en una flor amarilla y blanca.

De cerca es aún más hermosa; qué esplendor nos ofrece la naturaleza.