Suenan las campanas de la iglesia. Ahí está ella, bajando hacia la plaza de la iglesia, vestida con su largo vestido blanco.

Se puede leer la emoción a través del largo velo que oculta ligeramente los rasgos de su cara. Los invitados lanzan arroz para felicitarlos.

¡Viva los novios!