Puedo escuchar el sonido del agua que mana de las fuentes, instaladas en esta magnífica terraza de madera. Qué lugar tan tranquilo y decorado con gusto. Un lugar donde se respira la calma y la vegetación es exuberante.

Un lugar donde dejarse arrullar por los cantos de los pájaros, o incluso echar una pequeña siesta…