Estamos en el puerto. Un marinero está ocupado preparando una de sus redes, sin duda. El olor a yodo del mar llena los pulmones.

A lo lejos, las gaviotas se pelean por el trozo de pan que un anciano dejó caer. Un ruido sordo me arranca de mis pensamientos.

El del barco pesquero que avisa de su llegada.