El sol brilla en el cielo, calienta mis mejillas. Estoy sentada en la terraza de un restaurante parisino.

Desde donde estoy, puedo admirar a la majestuosa Dama de Hierro, mis pensamientos se ven interrumpidos por un elegante camarero con pajarita.

Yo tomaré un café, ¿y usted?